asuservicio@polytech.com.mx
         

 

 

 

ELECTRICIDAD Y ECOLOGÍA

La electricidad ha permitido el avance acelerado de la humanidad y su aplicación es intensiva en todas las actividades; a tal grado, que desde antes de nacer y toda la vida dependemos de ella.

La creciente industrialización de todos los países demanda energía cada día en mayores cantidades y se hacen enormes esfuerzos para aumentar la capacidad de generación, lo que implica grandes inversiones que no siempre alcanzan para cubrir el crecimiento de su consumo y hoy enfrentamos la llamada "Crisis Energética" que requiere acciones individuales y colectivas para su uso racional.

Además de su escasez, el costo de la electricidad es cada vez más alto e incide en gran medida en la economía de los consumidores, tanto particulares, como empresas e instituciones, en donde su uso se extiende a la iluminación, refrigeración, aire acondicionado, equipos para oficina, medicina, transporte, procesos industriales, comunicación, etc.

Por otra parte, el cuidado del medio ambiente es hoy un objetivo prioritario y continuamente se emprenden acciones conscientes para preservarlo. En este contexto, la generación de energía eléctrica está íntimamente ligada al entorno ecológico, ya que la mayor parte se produce en plantas termoeléctricas altamente contaminantes que usan energía nuclear o queman combustibles fósiles (derivados del petróleo, coque y carbón) y solamente un pequeño porcentaje se genera mediante tecnologías "limpias" (agua, viento, luz solar y vapor natural).

Renglones muy importantes que afectan tanto a la ecología, como al consumo de electricidad en sí, son la iluminación, la refrigeración y el aire acondicionado y además, éstos últimos usan gases que destruyen la capa del ozono que nos protege del ataque directo de los rayos ultravioleta del sol.

La afectación a la capa del ozono es tan grave, que para reducir el uso de esos gases, México y otros países firmaron el "Protocolo de Montreal" comprometiéndose a eliminar su uso, estableciendo para ello programas en diversas industrias.

Organizaciones internacionales como Greenpace, Save de forest, etc., promueven la preservación del medio ambiente y uso racional de la energía y en nuestro país, la CONAE (Comisión Nacional de Ahorro de Energía), desarrolla actividades que apoyan el ahorro de energía en general y la CFE (Comisión Federal de Electricidad) a través del FIDE (Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica), tiene programas tendientes a racionalizar su consumo y especialmente, ha establecido uno para la substitución de aparatos de aire acondicionado con financiamiento blando para, por una parte, reducir el consumo de energía eléctrica con equipos más eficientes y por otra, eliminar los contaminantes gases clorados.

 

SISTEMAS TERMOELÉCTRICOS O PELTIER

En la actualidad, el 99% de los aparatos para enfriamiento, tales como Refrigeradores, Congeladores, Transportes refrigerados, Aires acondicionados, Despachadores de agua, etc, que usamos en el Hogar, Oficina, Industria, Comercio, Transporte, Recreación, etc, trabajan con un sistema de circuito cerrado de gas, que para funcionar requiere de un motor, generalmente eléctrico, un compresor, tubería de diferentes diámetros, válvulas, filtro-secador, arrancador y ventiladores.

Esta tecnología ha evolucionado con el paso de los años y los usuarios nos hemos acostumbrado a ella, permitiéndonos enfriar rápidamente desde pequeños hasta enormes volúmenes de aire, agua, otros fluidos, mecanismos, etc., siendo sus principales desventajas que al arrancar, el motocompresor toma más de tres veces la energía eléctrica normal, se tapa la tubería por donde circula el gas, el motocompresor y su arrancador fallan por desgaste o sobrevoltaje y el gas se fuga por conexiones o pequeñas grietas.

En la década de los 60’s, a partir de los trabajos de Ohm, Seebeck, Thomson y Peltier, la NASA con el programa "Mephisto" logró la aplicación práctica del sistema de enfriamiento Termoeléctrico o Peltier, que consiste de un circuito electrónico, una celda con semi-conductores y uno o dos pequeños ventiladores y presenta enormes ventajas en duración, desempeño, tamaño y mantenimiento respecto al tradicional de gas y es a mediados de los años ’80 que se inicia la fabricación a nivel comercial de aparatos con éste sistema.

Hoy se encuentran disponibles en el mercado Despachadores de agua fría, Enfriadores de latas de refrescos, Pequeños preservadores de alimentos (no refrigeradores), Aires acondicionados individuales, Cajas para transporte de órganos humanos, etc. y su campo de aplicación se extiende día con día en donde son necesarios equipos sencillos, eficientes y de pequeño tamaño

 

BALASTROS ELECTRÓNICOS

La iluminación representa uno de los renglones más importantes en la aplicación de la electricidad, por lo que la incorporación de equipos para iluminación más eficientes nos permitirá substanciales ahorros.

Recordemos que el calor que despide cualquier dispositivo eléctrico, electrónico o mecánico en funcionamiento, es inversamente proporcional a su eficiencia; es decir, a mayor eficiencia, menor calor y viceversa. Un caso extremo es el del foco incandescente que pierde como calor el 75% de la energía eléctrica que recibe y solamente el 25% lo entrega como luz.

En los hogares, es usual instalar focos incandescentes, pero para iluminación en la industria, comercio, oficinas, etc, generalmente se usan tubos fluorescentes con gas a baja o media presión en su interior y para grandes áreas abiertas o públicas, se usan luminarias con vapor de mercurio, sodio, etc. a alta presión.

Las lámparas de alta, media y baja presión son muy eficientes pues pierde muy poca energía como calor y para funcionar, requieren de un "Balastro", que es un dispositivo que recibe CA (Corriente Alterna) y la envía a la lámpara como CC (Corriente Continua) con Voltaje, Amperaje y Frecuencia variables dependiendo de su diseño en sí y del tipo de luminaria a la que se conecta.

Actualmente, los balastros más difundidos son los llamados "Electromagnéticos", que son muy poco eficientes, pesados, de gran tamaño y peligrosos y la tendencia mundial es de substituirlos con los "Electrónicos", que son pequeños, ligeros, eficientes y seguros.

La introducción de los balastros electrónicos ha sido muy lenta debido a su mayor precio con respecto al electromagnético (hasta tres veces más) y además, no se le han dado al consumidor las razones técnicas y económicas por las que le conviene cambiar a la nueva tecnología.

Hoy día, una buena parte de las investigaciones y desarrollos tecnológicos están encaminados a eficientar el uso de la energía eléctrica y en nuestra empresa, hemos decidido participar dentro del grupo de vanguardia, diseñando y fabricando equipos para iluminación y enfriamiento con tecnología de punta; sin embargo, la correcta decisión del consumidor es vital para el ahorro.

 

AHORRO DE ENERGIA ELÉCTRICA

UNA PROPUESTA MUY IMPORTANTE PARA LOS GRANDES USUARIOS EN LA ÚLTIMA SECCIÓN DE ESTAS RECOMENDACIONES

 

La electricidad es un insumo vital para la humanidad y es responsabilidad de todos racionalizar su uso y emprender acciones que reduzcan su consumo o eviten el desperdicio , pues cada día es más cara y escasa.

En todas las aplicaciones es posible ahorrar electricidad, bien sea mediante acciones sencillas o incorporando equipos que por su diseño y construcción consumen menos energía, en ocasiones con reducciones notables.

 

ALGUNAS ACCIONES EN GENERAL

  • Apagar luminarias, en las áreas desocupadas, así como televisiones, radios, etc. cuando no los esté viendo o escuchando.

  • Substituya los focos incandescentes por lámparas fluorescentes, pues llegan a desperdiciar hasta el 75% de la energía como calor.

  • Si cuenta con lámparas fluorescentes, asegúrese de que tengan balastros electrónicos pues su consumo de energía es considerablemente menor que los tradicionales electromagnéticos.

  • Elimine de la instalación eléctrica uniones intermedias en los cables y aislamientos defectuosos, pues originan fugas de energía y en ocasiones peligrosos cortocircuitos.

  • Asegúrese de que el diámetro (calibre) de los cables y alambres eléctricos sean los correctos pues si el diámetro es pequeño, se calentarán desperdiciando energía y además, representan peligro de cortocircuito.

  • No conecte varios equipos a un mismo tomacorriente o extensiones, pues la sobrecarga puede causarle un problema mayor.

  • Nunca substituya los fusibles por alambres, monedas, etc. argumentando que "no tengo". Si hay una elevación excesiva del voltaje en la línea, dañará sus aparatos e instalaciones pues quedan desprotegidos y si los fusibles se funden muy seguido, es muy probable que las condiciones de su instalación o aparatos sean defectuosas y es urgente corregir el problema pues puede causar graves daños.

  • Cambie sus antiguos aparatos eléctricos. Además del envejecerse por el uso normal, los nuevos diseños son ahorradores de energía.

  • Cambie sus antiguos aparatos de enfriamiento. Si ya se encuentran en el mercado, obtenga equipos con sistema de enfriamiento termoeléctrico o Peltier, que además de su mayor duración y eficiencia y menor consumo, no usan los gases contaminantes que requieren los del sistema tradicional de compresor. Si el equipo que necesita no está disponible con sistema termoeléctrico, adquiera equipos tradicionales con diseño moderno, pues consumen menos energía y los gases que usan son un poco menos contaminantes.

Recuerde que los equipos termoeléctricos son más durables y de menos consumo

 

ALGUNAS ACCIONES ESPECÍFICAS PARA LA INDUSTRIA, COMERCIO, ETC.

  • CAMBIAR LOS BALASTROS ELECTROMAGNETICOS O HIBRIDOS POR BALASTROS ELECTRONICOS POLYTECH. Los balastros electrónicos POLYTECH están diseñados para larga duración y operación eficiente.

  • Cuando se trata de obras nuevas, es importante que el proyectista especifique los materiales y equipos que aseguren el uso eficiente de la energía y al respecto, la supervisión del cliente juega el papel más importante, pues dependiendo de esas decisiones, el monto de la factura mensual por el consumo aumentará o se reducirá substancialmente.

  • Apagar luminarias, en las áreas desocupadas. Si la iluminación es necesaria por seguridad, conviene separar un circuito que alimente las lámparas estrictamente necesarias.

  • Cambie sus antiguos motores y equipos eléctricos. Además del envejecerse por el uso normal, los nuevos diseños son ahorradores de energía.

  • Mantenga entre sus colaboradores una campaña permanente con incentivos para que aporten soluciones para reducir el consumo de energía.

 

POLYTECHNOLOGIES S.A. de C.V. pone a su disposición su departamento de investigación y desarrollo para apoyarle en la solución de problemas específicos.

 

UNA PROPUESTA MUY IMPORTANTE

Para nuevas instalaciones que cuenten con subestación propia, es muy conveniente que lo que corresponde a los circuitos de iluminación con lámparas de alta o baja presión, el voltaje de alimentación sea a 220 V~ , pues ésto representa una substancial reducción (hasta 50%) en el costo de la instalación en sí y además, la operación del sistema será en mejores condiciones en cuanto a su capacidad de transmisión de energía y pérdidas por temperatura. Los balastros POLYTECH operan a 127 V~ ó 220 V~, 50/60 Hz.

Por otra parte, si sus instalaciones actuales a 127 V~ presentan condiciones críticas de sobrecarga, el simple cambio a 220 V~ las tornará nuevamente operacionales al 100%; en éste caso, únicamente será necesario cambiar los balastros por POLYTECH a 220 V~.